Los lamentos del PP no convencen

Ya hemos pasado la etapa de “la herencia recibida”. Un periodo en el que el PP villalbino echaba la culpa de todos los males a la gestión del PSOE ya fuera en el Gobierno central o el Ayuntamiento de la localidad. Yo no voy a ser quien defienda el papelón que desempeñaron José Luis Rodríguez Zapatero o José Pablo González Durán, todos conocemos el resultado, pero lo que está claro es que este argumento se ha agotado.

Después de casi cinco años de gestión del PP en Collado Villalba el balance no puede ser más negativo: un ERE que supuso el despido de 39 trabajadoras y trabajadores, cesión de terrenos municipales a la Iglesia para la construcción de un templo, subida de tasas municipales, falta de limpieza y deterioro de los espacios públicos, ampliación de la zona ORA, imputación del anterior Alcalde y un concejal popular en la ‘Operación Púnica’ (posiblemente el episodio más bochornoso de la historia de nuestro pueblo),  y un largo etcétera.

La ciudadanía acude a las urnas cada cuatro años y resulta más que evidente que se trata de un ejercicio democrático insuficiente. Debe existir mayor información y cauces de participación que faciliten la intervención directa de las y los vecinos en los asuntos públicos. En los municipios es mucho más sencillo iniciar procesos de participación ciudadana, encontramos ejemplos de ello en muchos países del mundo.

En los Plenos municipales escuchamos los lamentos del PP. La nueva estrategia tras haber quemado la etapa de “la herencia recibida” es la falta de financiación para desarrollar políticas y de la situación en la que se encuentra el Ayuntamiento, especialmente debido a la falta de personal. Situación paradójica ya que lo que vivimos día a día en el Consistorio es responsabilidad del PP, al menos la de su última etapa. La escasez de personal está directamente relacionada con el despido de empleados públicos. Por su parte la ausencia de financiación tiene que ver con la disminución de los ingresos procedentes de la Comunidad de Madrid y del Gobierno Central, y la ausencia de un presupuesto municipal dedicado en gran parte a financiar mega-contratos. Todo ello, como decíamos, responsabilidad del PP que es quien pilota el Ayuntamiento, Comunidad y Gobierno central.

El PP de Mariola Vargas es como el perro del hortelano, ni come ni deja comer. No soluciona los problemas a los que se enfrenta el municipio cada día, pero tampoco facilita la participación ciudadana y la intervención de los grupos políticos municipales en los asuntos públicos. Únicamente hemos podido ver algunas pequeñas medidas de carácter cosmético enfocadas a mejorar la imagen del Equipo de Gobierno. Además, no saben trabajar en minoría buscando consensos y ello deja las políticas del Consistorio en el dique seco. Cada vez se agudiza más la situación de parálisis que vive el Ayuntamiento de Collado Villalba. De momento la muleta en la que se apoya el maltrecho PP es la formación de Julio Henche, Ciudadanos, que ha posibilitado sacar adelante acuerdos importantes (los sueldos de los concejales, la representación en órganos supramunicipales, Ordenanzas Fiscales y recientemente la modificación de la zona ORA).

Como dijo en un Pleno municipal Mariano Gómez, concejal de IU, “el PP es perjudicial para los intereses de Collado Villalba y sus vecinos” una frase que suscribo completamente. Gobernar desde la oposición es una tarea titánica si nos enfrentamos constantemente con la resistencia del Equipo de Gobierno. Después de las elecciones municipales de 2015 tenemos un gobierno en minoría pero el “periodo de prueba” ha terminado. El balance es negativo, se ha intentado influir en las políticas municipales desde los grupos municipales de la oposición y no ha sido posible. Por ello, no queda más remedio que plantear una alternativa de gobierno bajo un programa progresista que dé un impulso a nuestra localidad.

Primer debate electoral

Hace unas semanas participé en el primer debate realizado por Onda Cero Sierra respecto a las elecciones del próximo 24 de mayo. Cabe destacar que, a parte del la pelea entre el PP y el PSOE por ver quien de los dos lo había hecho peor, me llamó la atención algunos comentarios de José Flores, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Collado Villalba. El PP es un partido declaradamente de derechas pero su representante intentó deshacerse de esa etiqueta alegando que no hay que hablar de derecha e izquierda sino de gestión. Evidentemente se quieren quitar el estigma de haber desarrollado ese tipo de políticas que nos han sumergido aún más en la crisis económica, que en Collado Villalba se han visto materializadas en las privatizaciones (pistas municipales de pádel, contrato de eficiencia energética), destrucción del emeplo público (ERE en el Ayuntamiento, despido de las trabajadoras de las bibliotecas de barrio), subidas de tasas y precios públicos (cementerio municipal, escuelas deportivas), recortes (transporte, educación) y un largo etcétera. En definitiva, ya quieran hablar de ‘gestión’ o de ‘sus’ políticas de derechas la realidad sale a la superficie, las y los villalbinos tenemos peores servicios y una ciudad más deteriorada.

Las políticas de derechas, ya sea las que han aplicado en nuestra ciudad el PSOE o PP, han demostrado ser fatales para las y los vecinos. En el tiempo que queda hasta las elecciones municipales tendremos que hablar más aún de propuestas y no valdrá con la campaña de maquillaje que han iniciado estos dos partidos. Y ahí está Izquierda Unida de Collado Villalba que ha tenido una trayectoria intachable, responsable y solvente en todo el tiempo que ha estado representando a los vecinos en el Ayuntamiento de la localidad. IU tiene ilusión y propuestas para asumir la gran responsabilidad que supone deshacer el desastre que han generado PSOE y PP para construir un Ayuntamiento al servicio de todos y no de unos pocos.

 

“La situación en la que nos dejan los gobiernos del PP y del PSOE es desastrosa”

Entrevista publicada en El Faro del Guadarrama el 23 de enero de 2015.
Ricardo Terrón, de 31 años, es el candidato de Izquierda Unida de Collado Villalba a la Alcaldía. En esta entrevista hace balance del Gobierno del Partido Popular y perfila las primeras líneas del programa electoral con que IU concurrirá a los comicios del próximo 24 de mayo.
¿Qué valoración hace de la actual legislatura?
Catastrófica. Sólo hay que ver cómo se han ido deteriorando ciertos aspectos del municipio, como el mantenimiento de las calles o la limpieza, pero también servicios que han ido en detrimento. No ha ayudado mucho el Expediente de Regulación de Empleo, que dejó en la calle a 40 personas, ni tampoco las políticas de privatización de los servicios públicos, como el suministro eléctrico. Es indispensable actuar de manera urgente.

¿En qué aspectos?
En tres grandes áreas: el empleo, las políticas sociales y la participación ciudadana. Es necesario desarrollar políticas activas de empleo y ser los primeros en actuar ante situaciones como la que están viviendo los más de 400 trabajadores de Gigante. Además, hay que reconfigurar el sistema tributario para que paguen más los que más tienen. Por otro lado, en el aspecto de políticas sociales, el punto de partida es que el PP no reconoce la emergencia social que viven muchas familias y desde luego nuestra intención es dar un impulso a estas políticas y recoger iniciativas solidarias de los vecinos y colectivos como la PAH o la Plataforma Pan Para Todos, que realizan el trabajo que debería llevar a cabo el Ayuntamiento. Y por último, sobre la participación, creemos que es clave para evitar la corrupción y adaptar las decisiones políticas a las necesidades y voluntad de la ciudadanía. Es muy importante la implicación de los vecinos a través de asambleas ciudadanas donde se pueda discutir, por ejemplo, a qué se debe destinar el dinero de los presupuestos.

¿Cómo afronta ser el candidato de Izquierda Unida a la Alcaldía?
Con mucha ilusión y responsabilidad, porque la próxima legislatura va a ser muy dura para el Ejecutivo entrante, ya que la situación en la que nos dejan los gobiernos del PSOE y del PP es desastrosa, tanto por el desmantelamiento de lo público como por la situación económica.

El Gobierno asegura que la ciudad ha dado un giro de 180 grados en el aspecto cultural y económico. ¿Qué opinión le merece?
La política cultural del Ayuntamiento se ha enfocado como una campaña de imagen, destinada a las élites. En Collado Villalba viven artistas profesionales y aficionados que conforman un tejido cultural que no se está promocionando. Lo que el PP hace es contratar la cultura profesional para alimentar la imagen del Equipo de Gobierno. Yo no niego que haya que traer artistas de nivel, porque tienen su público, pero también hay que prestar atención y promocionar a los artistas locales.

Sin embargo, económicamente parece que estamos mucho mejor que hace unos años…
Lo que nos vende el Partido Popular es humo. Yo no creo en milagros y sólo hay que recordar que lo que el Equipo de Gobierno ha hecho ha sido bancarizar deuda. Es verdad que el PSOE dejó el Ayuntamiento en muy malas condiciones económicas, pero el PP lo sabía, ya que en la anterior legislatura Izquierda Unida adelantó que, según nuestros cálculos, la deuda era de 110 millones de euros. Sin embargo, con la excusa de la deuda se han hecho auténticas barbaridades, como ha sido el ERE. Además, lo que el PP ha hecho durante estos cuatro años ha sido agudizar esa dolencia, con grandes contratos que nos hipotecan durante los próximos años, como la contrata de basuras con FCC o el servicio de eficiencia energética con Cofely.

¿Cómo se diría que se enfrenta IU a las próximas elecciones?
Para IU, estas elecciones municipales de mayo son las más importantes que vamos a vivir desde la instauración de la democracia. Esto se debe a que estamos en un momento crucial en el que tenemos que decidir si seguimos apoyando la política de privatizaciones de este sistema donde se ejecutan los planes corruptos, o bien si queremos dar el poder y protagonismo a la ciudadanía y sean los vecinos los que tomen las riendas de las políticas municipales a través de la participación.

¿Nos podría adelantar algún punto de su programa electoral?
Aún estamos en fase de elaboración programática, aunque sí le puedo indicar que una de nuestras propuestas fundamentales será la de la creación de empleo de calidad. En base a un proyecto con 37 propuestas concretas que elaboramos con el tejido empresarial y sindical de Collado Villalba se pueden llevar a cabo una serie de mejoras y creación de empleo. Un programa realista que se puede financiar a gracias a una nueva política de fiscalidad que evite el fraude y se base en impuestos y tasas progresivas en relación a la renta.

Últimamente se habla mucho de convergencia de Izquierda Unida con otros movimientos y partidos de cara a las próximas elecciones. ¿En qué punto están?
IU nace con espíritu unitario, de hecho todos los que formamos parte de esta organización también trabajamos en otros espacios; pero desde la Asamblea pensamos que esa unidad tiene que regirse en base a una serie de principios, desde la política. En ese sentido, muchos de los miembros de Izquierda Unida estamos trabajando en el Encuentro Ciudadano de Collado Villalba, un espacio convocado a nivel individual por vecinos en el que se está tratando de elaborar un programa político para generar un cambio social y político en la ciudad. Es una buena oportunidad para que la ciudadanía elabore propuestas, pero que no tiene por qué desembocar necesariamente en listas electorales. Tendrá que ser a través del debate en estos espacios donde se decida la necesidad o no de crear listas de unidad popular que se puedan impulsar.

El Hospital de Collado Villalba siete años después

En 2007 se materializó el acuerdo entre el Ayuntamiento de Collado Villalba y la Comunidad de Madrid para que se ubicara un nuevo hospital en la localidad. Los inicios de este proyecto no estuvieron exentos de polémica. El centro se construiría en La Chopera, una zona catalogada como “suelo protegido no urbanizable por su valor natural”. Además, sería un centro privatizado cuya construcción y gestión fue adjudicada a la empresa Capio (actualmente IDC Salud) durante treinta años a cambio de miles de millones de euros.

Tuvieron que pasar más de tres años hasta ver la colocación de la primera piedra del Hospital de Collado Villalba. Este evento se adornó con un acto institucional al que no faltaron Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid por aquel entonces, y cargos públicos de los municipios de la zona. Entre ellos se encontraban José Pablo González (entonces primer edil de Collado Villalba) y Juan José Morales (anterior concejal de Urbanismo, hoy en día portavoz de Grupo Socialista).

Una vez terminadas las obras, hace ya dos años, los anuncios de apertura se han sucedido. Desde entonces hemos escuchado continuamente rumores que auguraban distintas fechas en las que el hospital abriría sus puertas. Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, rompió todas las porras cuando declaró el pasado 8 de septiembre durante el Debate sobre el Estado de la Región que el Hospital de Collado Villalba podrá iniciar su actividad en octubre de este mismo año. Esperemos que esta sea la definitiva y no nos encontremos ante otro anuncio de apertura frustrada.

Si damos por buenas estas declaraciones, estamos de enhorabuena. El Hospital de Collado Villalba no estará destinado a engrosar la larga lista de inversiones clausuradas e inútiles que ha caracterizado la etapa de la “burbuja española”. Pero este asunto, como todo en esta vida, tiene sus luces y sombras. Aún no queda claro qué coste va a tener el hospital para las y los villalbinos, ni cómo va a repercutir en los servicios sanitarios que se prestan en los centros de la zona. A este respecto, el pasado mes de febrero Izquierda Unida de Collado Villalba presentó una propuesta para constituir una Comisión Especial de Investigación que aclara todas las incógnitas que se han generado e intentar contribuir a un mejor funcionamiento del hospital. La propuesta fue rechazada por la mayoría absoluta que el PP mantiene (esperemos que por poco tiempo) en el Pleno municipal. Ante el bloqueo IU creó una página web donde se publicó la documentación más importante sobre el hospital con el fin de que la ciudadanía pudiera tener acceso a la poca información que se ha facilitado por parte de la administración.

Desde luego es un tema árido, de los que no invitan a ocupar con ellos las lecturas dominicales, pero muy interesante si queremos saber como se ha cocinado la ubicación de un hospital en nuestra localidad y cuanto nos va a costar. Hasta el momento las y los vecinos de Collado Villalba han aportado -entre otras cosas- unos terrenos de más de 55.000 m2 de alto valor medioambiental y puede que unos cuantos millones de euros por adecuar la parcela (Ayuntamiento y empresa adjudicataria están pujando por ver quien se queda con la factura). Por su parte, todos los madrileños están pagando más de 12 millones de euros anuales -¡ahí es nada!- a IDC Salud sólo en concepto de amortización y mantenimiento.

Espero que dentro de unas décadas no echemos la vista atrás lamentándonos de los recursos malgastados en el hospital privatizado. Mientra tanto nos queda continuar luchando por una sanidad 100% pública y de calidad para que esto no ocurra.

El ejemplo de la fragata Mercedes

En 1804 la fragata Nuestra Señora de las Mercedes fue alcanzada por los proyectiles de la Armada británica, lo que la condujo a las profundidades marinas junto a su cargamento de monedas de oro, plata y otros objetos de valor. En 2007 la empresa Odyssey Marine Exploration recuperó el tesoro de la Mercedes. Nada importó que se tratará de la tumba de más de 200 marineros y mucho menos el gran valor histórico de los restos, esta compañía ansiaba únicamente recoger las mercancías susceptibles de ser vendidas. De esta forma, se arrasó con lo que hubiera sido una importante fuente de conocimiento sobre nuestro pasado.

Recientemente, pude contemplar los restos del navío a pesar de que en octubre se cumplan 210 años de su hundimiento y de la rapiña de las empresas buscadoras de tesoros. Ahora está al alcance de todos y gratis en el Museo Arqueológico NacionalPero evitar que estos bienes cayeran en colecciones privadas, convirtiendo la historia en un negocio, no ha sido fácil. Ha hecho falta el esfuerzo de muchas y muchos para que el interés común se mantenga por encima del de unos pocos. Izquierda Unida y nuestra vecina y diputada  Ascensión Heras Ladera también pusieron toda la carne en el asador. No se me escapa que los tesoros procedían del expolio al que se sometió al nuevo continente. Queda la asignatura pendiente de compensar a los pueblos latinoamericanos por el saqueo que sufrieron a manos de los colonizadores que actuaban a las órdenes de los imperios europeos. Sin embargo, no se puede negar que la recuperación del tesoro de la fragata Mercedes ha supuesto un gran éxito, evitando que terminara diseminado en colecciones privadas exclusivamente al alcance de algunos privilegiados.

10534438_10152240164111641_5641558815787911813_n

 

Restos del tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes

Restos del tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes

Las posibilidades de la acción política son enormes. Van más allá de los titulares que encontramos en las portadas de los periódicos y de las grandes movilizaciones. Recuperar este tesoro es un ejemplo. A pesar de que no ser un tema mediático demuestra que el poder de la gente puede transformar el mundo.

Esta cuestión ha sido motivo de un largo debate político que se instaló mayoritariamente en el Congreso de los Diputados. Muchas organizaciones y grupos políticos han actuado, consiguiendo finalmente la recuperación de los restos de la Mercedes. No son pocos los que denuestan el trabajo institucional. Argumentos no les faltan. Pero se trata de un frente de lucha más aunque se juegue en campo contrario y con reglas impuestas que siempre favorecen a los poderosos. Episodios como el que nos ocupa reflejan que sí se puede, en la calle, en los movimientos sociales y en las instituciones. Que abandonemos la lucha institucional forma parte de los sueños de la clase dominante.

No nos vamos a engañar, que uno o cien cargos públicos exijan determinada cuestión no va a poner nervioso a los de arriba. Sin embargo la unidad popular sí. La recuperación del tesoro de la fragata Mercedes es un ejemplo de que reivindicaciones unánimes son el acicate de nuestros gobernantes y sí condicionan su actuación. Aunque continuemos trabajando para que el pueblo tome el poder, es imprescindible dar la batalla en todos los frentes y para ello también es preciso que existan cargos públicos, como los de Izquierda Unida, que defiendan el interés común.