Lo que hicimos el último verano

Sé que esta entrada, que trata sobre los días que pasé junto a mi hermano Raúl en agosto, llega un poco tarde pero las 24 horas del día no me dan para más. Esto también es una razón para que de vez en cuando uno haga un paréntesis en su vida y aproveche para poner los pensamientos en orden, coger fuerzas y volver a retomar el camino del día a día.

Los 2.000 kilómetros que me separan de mi hermano hacen que nos pensemos bastante nuestras citas e intentemos pasar el mayor número de días juntos en la medida que nos lo permitan las agendas. Además, la extravagancia que nos caracteriza impide que nuestros encuentros se limiten a un `en tu casa o en la mía´ . Así que para no desentonar este verano decidimos recorrer más de 700 kilómetros en bicicleta, a pesar de no haber dado una pedalada en años, a través de un país del que no conocía prácticamente nada excepto que había sido capital vikinga y lo que había visto en la serie de televisión Borgen.

Pero para explicar nuestro último viaje mejor dejo unos enlaces al blog que comparto desde el año 2011 con mi hermano:

Las lágrimas de Povlsen (por Raúl Terrón)

Dinamarca en bicicleta (1ª parte)

Dinamarca en bicicleta (2ª parte)

Dinamarca en bicicleta (3ª parte)

Anuncios