Hasta la vista Ángel

Cuando tienes un blog hay entradas que cuesta mucho escribir. Esta es una de ellas.

Ángel se fue a practicar montañismo a Nepal como había hecho otras veces. En esta ocasión el destino hizo que se tuviera que enfrentar a un devastador terremoto el pasado 25 de abril. Desde ese día no hemos vuelto a tener noticias de él. Muchas veces compruebo mis mensajes y correos electrónicos esperanzado de encontrar alguna novedad que nos diga que por algún extraño motivo no se le pudo localizar y que se encuentra de vuelta a España. Lo último que se sabe de Ángel es que salió a patear el valle de Langtang.

Ángel Hernández en el pico Jultayu.

Ángel Hernández en el pico Jultayu.

Le conocí hace años en la “Marcha Amigos de Iñaki” que periódicamente organizan la buena gente del foro sistemacentral.net en homenaje al alpinista navarro Iñaki Ochoa de Olza, fallecido en 2008 en el Annapurna. Ángel venía desde Asturias, jovial, para compartir su experiencia, sus chistes y bromas, su licor de frutas y el queso de Cabrales. Es irónico que la práctica de un deporte que reporta tanta alegría y paz esté envuelto a su vez de tanta tragedia.

Ochoa decía: “al Himalaya no se vuelve; cuando has venido aquí por primera vez, él se queda contigo para siempre”. Los que sabemos lo que es la llamada de la montaña, ese instinto irreprimible por explorar y llegar a las cimas cuanto más altas mejor, entendemos a la perfección esa frase. El egoísmo del Himalaya parece no tener fin y una vez más nos ha apartado de un compañero.

Ángel, allí donde estés te deseo lo mejor, lo mereces. Aquí te esperamos junto al cariño que dejaste. Hasta la vista amigo.

Anuncios

Nación alpina

El pasado sábado acudí a las IX Jornadas de Montaña de Moralzarzal. Carlos Soria presentó la conferencia de Denis Urubko, uno de los mejores ochomilistas del momento. Durante el evento ambos recordaron el intento de rescate de Iñaki Ochoa de Olza en mayo de 2008. El alpinista navarro atacó junto a su compañero Horia Colibasanu el monte Annapurna (8.091 m), el décimo ochomil. Un edema pulmonar convirtió a la Diosa de la Abuncacia en su tumba.

IX Jornadas de Montaña de Moralzarzal

IX Jornadas de Mopntaña de Moralzarzal

Esta historia no sería diferente de tantas otras que narran los dramas del alpinismo si no fuera porque Iñaki Ochoa fue un filósofo de la montaña que supo comunicar sus valores conectando con muchas personas de todo el mundo, y porque su intento de rescate supuso el mejor ejemplo de lo que es la comunidad alpina. Los rescatadores fueron catorce deportistas de distintas nacionalidades: Horia Colibasanu, Mihnea Radulescu, Simon Anthamatten, Ueli Steck, Alex Gavan, Don Bowie, Nancy Morin, Sergey Bogomolov, Denis Urubko, Valery Gubanov, Alexey Bolotov (fallecido en el monte Everest en 2013), Robert Szymczak, Nima Nuru Sherpa y Migma. No lograron salvar la vida de Iñaki pero protagonizaron un acto que representó la fraternidad y solidaridad de la montaña.
Para saber más dejo unos enlaces:

 

Tus propios límites

Vistas de la Cuerda Larga desde La Pedriza

Me encanta perderme algunos días por la Sierra de Guadarrama, aunque sea sólo. Es indescriptible la sensación de libertad que experimento cuando sé que todo lo que necesito para los próximos días está dentro de mi mochila. Esas salidas son para mi pequeñas aventuras en las que voy buscando mis propios límites. A muchos montañeros les parecerán insignificantes y si las comparamos con las expediciones de pioneros como Nansen, Amundsen o Shackleton no llegan ni a la categoría de mal chiste. Si me hubiera aficionado por el montañismo de niño probablemente la cosa sería muy diferente y habría tenido mucho más tiempo para practicar este deporte, logrando retos mayores. Pero no ha sido así.

Tras leer el último número de la revista Desnivel me puse a pensar sobre esta cuestión. La publicación trataba la controversia surgida entorno a las diferentes formas de entender el alpinismo. El debate me parece totalmente intrascendente. Este deporte no es propiedad de nadie y cada cual puede practicarlo como le venga en gana. No está sujeto a reglamentos ni normas más allá de las del sentido común, el respeto a los demás y al medio ambiente. Las auténticas polémicas surgen de la convivencia entre deportistas, como fue la surgida en 2012 cuando Jason Kruk y Hayden Kennedy  hicieron desaparecer la vía Compresor del Cerro Torre, equipada por Cesare Maestri 42 años antes. Hay quienes creen estar por encima de otros simplemente por haber completado retos mayores y se atribuyen una autoridad que no tienen para sentar cátedra.

Cerro Torre

La verdadera aventura consiste en buscar tus propios límites. Seguro que para Felix Baumgartner lanzarse al vacío desde casi 40.000 metros de altura fue un reto personal, para mi sería impensable. Mis objetivos deportivos más inmediatos se encuentran a algunas horas de autobús y me emocionan tanto como cualquiera de las proezas citadas a sus autores. Si algo he aprendido del montañismo es que ninguna ruta sacia el ansia por alcanzar nuevos hitos. Cuando estoy volviendo de alguna de mis salidas siempre pienso en en lo bien que estaría atacar nuevos recorridos. Así que no me conformo con lo que he alcanzado aunque sé saborear el camino hacia mis próximas aventuras.