¿Por qué es mejor tener pocos amigos?

Puedo contar a mis amigos con los dedos de las manos. Hace mucho tiempo que dejé Facebook y no tengo planes de volver.

Disfruto el placer de la privacidad y la soledad –que no es lo mismo que sentirse solo–, y no necesito más que un pequeño círculo de apoyo confiable.

Ser visto debería ser un privilegio, no una necesidad. Como desnudarse por primera vez frente a alguien y sentir su mirada recorriendo tu cuerpo. Esa sensación, tan parecida a desenterrar un tesoro, es única.

En un mundo en el que todos pueden vernos y monitorear lo que hacemos, la espontaneidad y el asombro pierden valor. Comenzamos a hablar y pensar basándonos en cuántos «seguidores» tenemos.

Hacemos del número un indicador de éxito y felicidad.

La especie humana ha subsistido por su naturaleza colaborativa, como otras especies. Pero es un error suponer que necesitamos infinidad de vínculos afectivos para ser funcionales.

En un estudio de 2013 con una muestra de 4.382 adultos, los investigadores Demir y Davidson encontraron que la amistad es importante para la felicidad, pero aún más importante es tener nuestras necesidades básicas satisfechas y sentirnos competentes.1

La satisfacción de las necesidades básicas y el sentido de competencia son mucho más importantes como indicador de felicidad que el número de amigos.

A veces, confundimos la cantidad de personas a nuestro alrededor con la calidad de nuestras relaciones interpersonales. Una solución a este malentendido es comenzar a pensar en nuestro círculo social como en la comida: no importa cuánto, sino qué.

La saciedad nutricional no tiene que ver con cuánto comemos, sino con las propiedades nutritivas de lo que comemos. Si consumimos alimentos que no le aportan a nuestro cuerpo las propiedades necesarias, después de un tiempo comenzaremos a tener hambre nutricional.

Es decir, nuestro organismo nos pedirá comida, pero no porque no hayamos ingerido la cantidad suficiente, sino porque no hemos absorbido nutrientes esenciales.

La malnutrición, en todas sus formas, incluye la desnutrición (emaciación, retraso del crecimiento, insuficiencia ponderal), la insuficiencia de vitaminas o minerales, el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta.

Organización Mundial de la Salud, Malnutrition2

Nuestra generación está inmersa en la extravagancia de las redes sociales y la publicidad, que usa la neurociencia para diseñar ideas más atractivas. Entre ellas, la teoría de que el reconocimiento y la popularidad nos harán más felices.

Al mismo tiempo, queremos ser vistos y aceptados públicamente a una escala que nuestros padres y abuelos no conocieron, porque el mundo en su época no estaba tan interconectado.

La pregunta que necesitamos hacernos para encontrar paz en medio de tanta agitación es: ¿de verdad quiero darle poder de participación en mi vida a todas estas personas?

Si pensamos en nuestra vida y decisiones como una gran compañía: ¿a quién le daríamos acciones a perpetuidad? ¿A quién le confiaríamos nuestro futuro?

La respuesta resume quiénes son las personas más importantes para nosotros, y lo ideal es que el sentimiento sea mutuo. Quiero decir, que esas personas también nos consideren valiosos. De lo contrario, la inversión emocional sería desproporcionada.

Honestamente, creo que no necesitamos 700 amigos para ser felices. Al contrario, el esfuerzo que requiere mantener un amplio número de vínculos emocionales anula los posibles beneficios. Este es el núcleo del agotamiento emocional:

La sensación de estar emocionalmente sobrecargado y agotado por los demás.

Encyclopedia of Stress, 20073

Solo piensa en el tiempo y recursos que necesitarías para mantener un jardín con 1 millón de gardenias. Puede que te gusten mucho las gardenias, pero después de unos días o semanas vas a comenzar a sentirte exhausto.

Ni siquiera tendrás tiempo para admirar la belleza de una sola gardenia, porque habrá 999,999 que requieren atención.

Tener menos amigos disminuye nuestro desgaste emocional. Es muy probable que también tengamos relaciones de mejor calidad porque, en lugar de intentar hacer que sobrevivan 1 millón de gardenias, tendremos un pequeño y hermoso jardín bien cuidado.


Referencias

  1. Demir, M., & Davidson, I. (2013). Toward a better understanding of the relationship between friendship and happiness: Perceived responses to capitalization attempts, feelings of mattering, and satisfaction of basic psychological needs in same-sex best friendships as predictors of happiness. Journal of Happiness Studies, 14(2), 525-550.
  2. WHO, W. H. O. (2021, junio 9). Malnutrition. World Health Organization: WHO. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/malnutrition
  3. Science Direct. “Teaching and Stress.” ScienceDirect, https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B978012373947600372X.