Hasta la vista Ángel

Cuando tienes un blog hay entradas que cuesta mucho escribir. Esta es una de ellas.

Ángel se fue a practicar montañismo a Nepal como había hecho otras veces. En esta ocasión el destino hizo que se tuviera que enfrentar a un devastador terremoto el pasado 25 de abril. Desde ese día no hemos vuelto a tener noticias de él. Muchas veces compruebo mis mensajes y correos electrónicos esperanzado de encontrar alguna novedad que nos diga que por algún extraño motivo no se le pudo localizar y que se encuentra de vuelta a España. Lo último que se sabe de Ángel es que salió a patear el valle de Langtang.

Ángel Hernández en el pico Jultayu.

Ángel Hernández en el pico Jultayu.

Le conocí hace años en la “Marcha Amigos de Iñaki” que periódicamente organizan la buena gente del foro sistemacentral.net en homenaje al alpinista navarro Iñaki Ochoa de Olza, fallecido en 2008 en el Annapurna. Ángel venía desde Asturias, jovial, para compartir su experiencia, sus chistes y bromas, su licor de frutas y el queso de Cabrales. Es irónico que la práctica de un deporte que reporta tanta alegría y paz esté envuelto a su vez de tanta tragedia.

Ochoa decía: “al Himalaya no se vuelve; cuando has venido aquí por primera vez, él se queda contigo para siempre”. Los que sabemos lo que es la llamada de la montaña, ese instinto irreprimible por explorar y llegar a las cimas cuanto más altas mejor, entendemos a la perfección esa frase. El egoísmo del Himalaya parece no tener fin y una vez más nos ha apartado de un compañero.

Ángel, allí donde estés te deseo lo mejor, lo mereces. Aquí te esperamos junto al cariño que dejaste. Hasta la vista amigo.

Anuncios